By Teaching Centre Academic Team

19 de Octubre de 2021 - 11:19

En el British Council Venezuela somos conscientes de la gran importancia que tienen algunas herramientas a la hora de enseñar inglés a niños; sin embargo, debes contar con estrategias claras y oportunas para que los niños puedan aprender adecuadamente un nuevo idioma.

En este artículo encontrarás algunas claves indispensables para enseñar inglés a niños y verás que, tanto para padres como para profesores, existen estrategias que facilitan el proceso. Vincular de forma correcta la enseñanza del colegio y de la casa puede traer muchos beneficios personales y profesionales a tus hijos.

Conoce todos sobre nuestros cursos para niños y niñas 
-Descarga PDF informativo-

Educación temprana

Existen algunos estudios que aconsejan que los niños tengan un acercamiento temprano al estudio. No hablamos de tener horas estrictas de clase o enviarlos antes al colegio, pero sí hablamos de brindarles experiencias que desarrollen sus capacidades y habilidades cognitivas en una edad temprana.

Aprender un idioma diferente al materno ofrece a los niños mayores beneficios para interactuar en la sociedad actual y es recomendable que su estudio se dé en paralelo. Encontrar recursos para la enseñanza temprana del inglés no es difícil y en el British Council contamos con muchas herramientas que pueden ser de gran ayuda como nuestra plataforma para niños, en la que puedes encontrar diferentes recursos digitales para desarrollar las habilidades comunicativas de los niños y compartir con ellos momentos de diversión y crecimiento.   

Desde el día a día

Los niños tienen una gran capacidad y destreza para aprender de todo en cualquier momento. Enseñarles inglés desde sus rutinas diarias amplía rápidamente las habilidades comunicativas y cognitivas de los niños.

Usar las actividades diarias como comer, bañarse y jugar para aumentar el vocabulario en inglés, permite a los niños relacionar su entorno con conceptos claros, además de asociar sonidos, formas y texturas, que son parte esencial del aprendizaje temprano.

La estrategía que te aconsejamos seguir es: iniciar con vocabulario básico para las actividades que se realizan en casa (Ej. Tomando un baño y definiendo algunos elementos: bathroom, water, soap, shampoo, blue towel y toothbrush); luego, con actividades frecuentes fuera de casa (Ej. Salir al mercado: supermarket, vegetable, fruit, pineapple, banana, basil, potato, red onion, shopping bag y ticket); finalmente, con actividades que tengan un nivel mayor de complejidad (Ej. Visitar al médico: hospital, doctor, nurse, white shoes, forms y medicine). No olvides que es indispensable practicar cada vez que exista la oportunidad y repetir constantemente para que los niños comprendan y recuerden lo aprendido.

Puedes modificar estas actividades añadiendo adjetivos (clean / dirty, new / old, big / small) o adverbios (up / down, here / there, fast / slow) que los niños puedan reconocer y asimilar, además, puedes agrupar actividades que también puedan ayudar a los niños con su desarrollo sensorial, en donde no solo se hable y se vean los objetos, sino que además se puedan sentir o saborear (Ej. El sabor y la textura de una fresa sweet and raspy). No olvides que tienes herramientas como juegos, cuentos y canciones en inglés que reforzarán cada estímulo y motivación para aprender más.

Crear hábitos y rutinas 

Entender y conocer los intereses o gustos particulares de los niños es indispensable para crear espacios o ambientes especiales para el aprendizaje, y así ellos desarrollen sus diferentes habilidades comunicativas y cognitivas. Además, los niños deben sentirse motivados para garantizar que le encuentren agrado a estudiar, aun si no se trata de aprender en un aula de clases sino a partir de actividades de diferente índole como el juego.

Desarrollar rutinas y hábitos especiales para cada actividad permite a los niños absorber mejor lo que aprenden de ellas. Contar con los horarios, la organización y diferentes tipos de actividades les brinda enfoque y, poco a poco, promueve su autonomía para buscar nuevas formas de estudio que lo lleven a nuevos niveles de aprendizaje. No olvides que también existen los momentos de descanso, que es muy importante que los niños tengan tiempo para asimilar lo que aprenden y que más allá de sentir presión para pasar al siguiente nivel, lo que necesitan es entender plenamente lo aprendido.

A continuación hemos destacado algunos tips para que los niños puedan aprender inglés y crear rutinas y hábitos de estudio saludables.  

¡Tic-tac! Horarios para aprender: es muy importante que definas los tiempos específicos que tendrán los niños para aprender inglés. Recuerda que aun si no asisten al colegio, necesitan tener tiempo para descansar y esto puede darse en pequeños lapsos de tiempo. No es recomendable que las actividades tengan mucha duración, pues podrían perder la motivación o sentirse abrumados por la cantidad de información recibida. Puede pasar que no todos los días los niños puedan estudiar inglés a la misma hora, pero no debes dejar que no lo hagan. Incluso si es menor el tiempo que tienen para aprender, es importante que se reconozca una rutina.

Un lugar ideal para estudiar: encuentra un espacio adecuado para que los niños disfruten aprender. Desde una buena iluminación hasta las herramientas correctas como libros, lápices o incluso una silla cómoda y un escritorio adecuado, son muy importantes a la hora de incentivar a los niños en el aprendizaje de cualquier tema. Ten en cuenta que este lugar hará parte esencial de su etapa de estudio en muchas áreas y brindarles un lugar seguro y apropiado es parte esencial para fomentar su gusto por aprender.

¡El colegio es lo primero!: Apóyate en sus maestros para conocer su plan de estudio y así acompañar adecuadamente, con actividades extracurriculares, lo que aprenden los niños en el colegio. Existen muchas diferencias entre la educación de colegio y la de casa, pero enlazarlas es increíble porque permite que los niños tengan diferentes enfoques y motivaciones. No aconsejamos replicar lo que hace el profesor, pues él tiene metodologías de enseñanza específicas y adecuadas a cada edad. Nuestro consejo es idear nuevas actividades que refuercen los conocimientos que los niños obtienen del colegio. 

Objetivos a la medida par aprender inglés: establecer objetivos claros y alcanzables.

Es necesario que establezcas metas que se acomoden al ritmo en el que aprenden los niños; no busques resultados inmediatos. Aprender inglés debe ser una actividad que se ajuste o adapte al desarrollo propio de las habilidades que tienen los niños. Por ejemplo, los niños al aprender los números en inglés no lo hacen de mil en mil, así que puedes darles pequeñas lecciones de diez en diez para que se sientan más cómodos y puedan recordar con mayor facilidad lo que aprenden.

Refuerzos positivos: es necesario que incentives cada paso o avance que tienen los niños al aprender inglés. Valorar el esfuerzo, la dedicación y logros alcanzados los motiva; alimenta sus ganas de seguir aprendiendo. y fortalece su autoestima. Te recomendamos que estos refuerzos positivos (abrazos, halagos o premios) se den en el momento mismo en el que se logra lo esperado, pues de esta manera se motiva a los niños a seguir aprendiendo. No olvides que los refuerzos también deben ser consecuentes y justos.

¡Cero frustración! Ser tolerantes y aprender a manejar las dificultades puede parecer difícil para los niños, pero es importante que como adultos les ayudemos a superar los obstáculos que pueden darse cuando se aprende un nuevo idioma. Los niños deben entender que, aun en el momento en el que se presenta un problema o una dificultad, siempre encontrarán en ti el apoyo para avanzar y resolver con tranquilidad los retos que puedan tener. Te recomendamos ser un modelo a seguir y manejar estas situaciones con mucha calma.

Aunque parezca aburrido, la repetición y la constancia harán que los niños aprendan inglés u otros temas con mayor facilidad, incluso pueden obtener beneficios a largo plazo creando hábitos de estudio para su futuro.

Promover la imaginación 

La vida, según los ojos de los niños, transcurre en el juego e imaginar es la actividad principal. Aprovechar y convertir el juego en un recurso para la enseñanza del inglés en los niños es esencial; además, es la manera más divertida y fácil de aprender cualquier tema. Juegos en inglés existen muchos y sus beneficios son indispensables para desarrollar habilidades comunicativas y sociales. Para explicar mejor este último punto, debemos recordar que al jugar los niños suelen hablar con ellos mismos o con otros compañeros de juego, así que incluir vocabulario en inglés estaría desarrollando habilidades como el speaking y el listening y mejorando su pronunciación.

Motivar para aprender

Anteriormente hablamos de incluir el refuerzo positivo como parte esencial de la enseñanza. A continuación ampliaremos este tema y te mostraremos algunas ventajas de su uso.

La motivación y los refuerzos positivos ayudan a cualquier persona (adulto o niño) a tener un impulso para finalizar o llevar a cabo una actividad. Cuando hablamos de motivar a los niños mientras aprenden inglés, hablamos de proveer incentivos afectivos y emocionales que los guíen para que se sientan cómodos aprendiendo; cuando no hay una motivación apropiada, los niños pueden perder el interés y el propósito. En este caso, ayudarlos en el proceso de aprendizaje será una tarea complicada y llena de desaciertos. 

Se podría decir que existen dos tipos de motivación: la primera es la que proviene de los niños al estar interesados en un tema, y la segunda es la que como educadores o padres les brindamos en cada paso que dan.

Veamos entonces cuáles son las ventajas de la motivación y los refuerzos positivos en los niños:  

  1. Incrementa el esfuerzo que ponen los niños al aprender 
  2. Desarrolla el sentido de persistencia y constancia para lograr nuevos objetivos
  3. Promueve la iniciativa y la investigación de nuevos campos del conocimiento 
  4. Amplía las habilidades de procesamiento cognitivo que luego serán vitales para su desempeño personal y profesional
  5. Fomenta el autoconocimiento y la autoestima al enfrentar nuevos retos

Cuando los niños tienen alguna dificultad para aprender inglés, es conveniente no dar juicios negativos sobre su desempeño. Este es el momento de cuestionar diferentes variables como: ¿Cuál es la dificultad?, ¿Qué ha entendido y qué no? y ¿Qué otro método o herramienta podría usarse para hacerle más fácil el tema en cuestión? Identificar los puntos de conflicto en cualquier tema permite que la enseñanza y el aprendizaje se hagan a la medida; adicionalmente, este ejercicio nos posibilita tomar conciencia sobre los métodos de enseñanza que ofrecemos a los niños y cómo cada uno de ellos tiene su forma particular de aprender.

Recursos a la medida para que los niños aprendan Inglés

Tener las herramientas y las metodologías adecuadas para facilitar el aprendizaje del inglés en los niños es tan necesario como los vegetales en una buena dieta. Asegúrate de proveer material que se acomode a su edad y sus capacidades cognitivas, pues, de no ser así, podrías encontrarte con niños desmotivados o frustrados que no quieren aprender por no sentirse retados.

Existen muchos recursos que puedes usar a la hora de estudiar inglés con los niños y que desde luego recomendamos según su edad. Cuando son pequeños y aún no asisten al colegio, las herramientas apropiadas para enseñar un nuevo idioma van desde canciones infantiles en inglés hasta juguetes interactivos; y si son niños que acuden a la primaria, podrías usar cuentos en inglés para niñosjuegos infantiles para aprender inglés y algunos programas de TV o herramientas digitales con contenido relevante según su nivel de inglés. Como ya lo hemos dicho antes, te recomendamos reforzar las temáticas vistas en clase apoyándote en sus profesores.

Los niños tienen una disposición natural a aprender, para ellos todo es nuevo e interesante y promover su curiosidad es parte del trabajo que como padres y educadores tenemos en su crecimiento. Permitir que se cuestionen y experimenten con diferentes asuntos les brinda muchos beneficios a lo largo de su vida.

Si tu objetivo es que los niños aprendan inglés, debes entender lo importante que es hacerlo con naturalidad, dedicación y entusiasmo. Más allá de las clases que puedan tener en el colegio o de la interacción con otras personas y ambientes de estudio, lo indicado siempre será convertir cada momento de su vida en el tiempo de aprender. 

Con estas claves indispensables para enseñar, los niños no solo aprenden inglés y desarrollan las habilidades comunicativas del idioma (listening, speaking, reading y writing), sino que también definen hábitos que pueden ser de gran ayuda para su futuro personal y profesional. 

En el British Council Venezuela puedes encontrar mucho más que cursos y talleres, te brindamos las herramientas y el acompañamiento profesional que necesitan los niños para aprender inglés. ¡Tú eliges cuándo empezar!

Otros recursos para que tus hijos aprendan inglés