By Félix Allueva

13 de Diciembre de 2021 - 12:42

Podcats Britbeats-Capítulo 10

Compartimos la historia que dió vida al décimo capítulo de Britbeats. Conoce más anécdotas del intercambio musical del Reino Unido y Venezuela.

British Music in the Eighties

Transitábamos la segunda mitad de los 80, era un hecho la metamorfosis rock, desiguales sonidos que dejaban atrás el clásico hard rock y los vericuetos de lo progresivo. Como cantara el célebre artista albiceleste, Charly García, tiempos de “raros peinados nuevos”. En las radios de Venezuela se programaban temas de Pet Shop Boys, Duran Duran, Fine Young Cannibals, Level 42, London Beat, Talk Talk o U2. 

En 1988 Caracas estrenaba el film Rattle and Hum, imágenes y sonidos de una de las indispensables de las bandas de la década, U2.  Era impensable que los irlandeses pudiesen pasar por las tarimas nacionales y solo uno que otro álbum llegaba al país.  Así que el estreno de la película de una de las agrupaciones indispensables del panorama internacional era celebrado por sus huestes locales.

Este lanzamiento se efectuaría en un sitio poco común para cine, el Estudio Mata de Coco. Un espacio que podía albergar mil doscientas personas, con infraestructura para conciertos. El suceso se publicitó y preparó como si se tratase de la presencia física del clan Bono. Pantalla gigante, full sonido, presentador y banda telonera. La representación nacional le fue otorgada a la agrupación Area, la cual contaba con excelente calidad interpretativa e inspirada en aquello del “rock en tu idioma”, de hecho, en alguna ocasión compartió escena con Soda Stereo. Fue una gran noche. Meses después se repetiría la experiencia en la Casa Rómulo Gallegos de la urbanización Altamira. 

U2 tomaba el testigo del “rock británico” y se convertía en la gran banda de finales de la década.  Es acá donde aparece el entuerto político geográfico. El público nacional, por no decir latinoamericano, asociaba a U2 con el pop rock proveniente del Reino Unido, siendo esta una agrupación de Irlanda, de una de las islas británicas, más no de Gran Bretaña y por consiguiente del Reino Unido.  No voy a explicar en estas pocas líneas todo lo que implican estos conceptos político territoriales. Lo que sí quiero dejar claro es que U2, sin quererlo, estimuló la aproximación del común seguidor del rock hacia la vertiente new wave de la Gran Bretaña.   

La importancia del nuevo pop y rock británico era evidente, el British Council toma posición adelantada y nos trae a Venezuela un nuevo proyecto, una exposición itinerante: “British Music in the Eighties.  A British Council Exhibition”.  La propuesta formaba parte de una gira mundial, la exhibición pernoctaría en muchos países, Turquía, Dinamarca, India, México, Hong Kong, Noruega, Brasil, Zimbabwe, Rumania, Filipinas y Venezuela, entre otros.

Para entender de que trataba el asunto, veamos el texto del programa de mano que acompañaba la exposición:

“…los visitantes verán y escucharán: luces e imágenes seductoras, música resonando por los altavoces, una compilación de los mejores videos promocionales, libros y partituras, fotografías de más de sesenta bandas y artistas, una muestra de diapositivas de todos los mejores diseños de carátulas, cabinas especiales para escuchar una amplia selección de álbumes en discos compactos. El ambiente que el público podrá apreciar será algo parecido a una mezcla entre una tienda grande de discos y una discoteca… “

Corría el mes de junio del año 1988, el Ateneo de Caracas fue el sitio escogido para la experiencia, toda la planta baja del edificio se convirtió en una gran sala de ambiente pop británico, reconstruyendo la movida musical de los 80. Quince días después la misma catedral sonora estaría en el Ateneo de Barquisimeto. Fue un hito en cuanto a exposición rock en el país. Todo el cosmos rock de las dos ciudades venezolanas se darían cita en estos espacios culturales para disfrutar de sus bandas y artistas favoritos. No existía internet y MTV daba sus primeros pasos, esta presencia de objetos pop era una oportunidad de lujo.  Recuerdo de esta faena a la muy entusiasta Dorothea Manush coordinadora por parte del British Council de la exposición.

Pudimos disfrutar de registros fotográficos, los modernos discos compactos, videoclips, literatura rock, carátulas de discos, y sobre todo, sentir que formábamos parte de una movida global. Cabe destacar que el postpunk y la “onda Sentimiento Muerto” estaba muy fresca, en esos mismos espacios había ocurrido el evento “Como si estuviera solo” un gran concierto del grupo Sentimiento Muerto, representantes del postpunk vernáculo. 

Definitivamente un instante significativo en cuanto a presencia de la cultura rock UK.  Al tiempo que aconteció lo de la exposición “British Music in the Eighties”, la Emisora Cultural de Caracas 97.7 FM, pionera del sonido estéreo en estas tierras, semanalmente nos presentaba un maravilloso programa producido y grabado en los estudio de la BBC de Londres: La Historia del Pop. Fueron veintitantos capítulos, que durante meses permitieron escuchar las leyendas del pop rock universal con acento en lo británico. 

Treinta años después y manteniendo la tradición, el British Council nos entregará otro proyecto radial que busca mostrarnos el pop y rock proveniente del Reino Unido, esta iniciativa lleva el nombre de Selector Radio y será abordada en próximos capítulos de Britbeats.